Tempo di mascherarsi

Halloween, cumpleaños, nochevieja... Hace tiempo que el Carnaval dejó de ser la única fecha en la que los disfraces se pasean por la calle. Máscaras, antifaces, maquillajes llamativos o atuendos imposibles se dejan ver, cada vez con más frecuencia, en diferentes fechas del calendario. Y es que cualquier escusa es buena.  

Cumpleaños temáticos.



Halloween , para muchos una americanada que no pertenece a la tradición europea.
Para otros, un día más de fiesta. ¿por qué quedarse en casa viendo una película de terror,
si se puede ser uno de los personajes?





Cualquier momento es bueno para echarle un poco de fantasía,
pero nunca hay que olvidarse de nuestro auténtico Carnaval.

 


 Ser otra persona (famosa internacionalmente o en el barrio). Ser un animal o incluso otra cosa. Romper estereotipos y atreverse con todo. Reiventar personajes: un jugadora de fútbol sin equipo, una Shandy que fuma Mentos, un drácula que prefiere el vino a la sangre, una bruja que no hace pociones: se las bebe. O simplemente dos cabareteras que cantan al ritmo de Daddy Yankee:  

                                             video