Piazza Navona: duello fra titani


En Piazza Navona se dieron cita, entre otros, 
dos de los grandes artistas del Barroco: Borromini y Bernini. 
La plaza, edificada sobre un antiguo "Stadio romano" en el que corrían las cuádrigas en época del emperador Domiziono, se convirtió de nuevo en un espacio de competición. En este caso serian estos dos artistas, de gran fama en aquel entonces quienes se disputaban el premio y el reconocimiento. 

A Borromini fue encargada la Iglesia, mientrs a Bernini la gran fuente central. Una colocada en frente de la otra. La cultura popular, conociendo sobradamente la rivalidad de ambos genios, ha creado leyendas en relación a la posición de las estatuas de la "Fontana dei Quattro fiumi". Concretamente el Nilo con los ojos cubiertos, y el rio della Plata se cubre con una mano para protegerse ante la inminente caída de la costrucción. La realidad es que la Iglesia, como cabe imaginar, fue finalizada posteriormente a la "Fontana" lo que desmiente las leyendas. Además el viso cubierto del Nilo se explica porque en aquella época aún non eran conocidos sus orígenes. Ni Bernini era tan maligno, ni Borromini tan "Santurrón". 






Anécdotas históricas a un lado, la Plaza es uno de los puntos de referencia de la ciudad. 
Son miles los turistas que se acercan cada día para hacerse la foto en esta lugar monumental rodeado de restaurantes y trattorias. Sin olvidar los estupendos artistas o caricaturistas que se dan cita en el centro de la plaza.  Actualmente acoge la Embajada de Brasil.







Duelo de titanes...