Walking Around Madrid (II): Mercado de San Miguel




situado en el corazón del Madrid más castizo, es un ejemplo extraordinario de la arquitectura del hierro. Se terminó de construir en 1916, aunque la tradición de vender en este emplazamiento contiguo a la Plaza Mayor es anterior. 
Hoy en día, el Mercado de San Miguel, convertido en una asociación de comerciantes, es un referente culinario, abierto desde primera hora de la mañana a última de la tarde, ofrece al visitante una experiencia única sin perder su esencia tradicional de mercado. Productos frescos, dulces, platos ya elaborados, tapas y buen vino. Lo que se dice, 
¡una visita indispensable!