Salamanca, a orillas del río Tormes


A orillas del río Tormes. 
Un fin de semana no da para mucho en Salamanca pero sí para disfrutar de la ciudad a vista de pájaro desde las torres medievales de la catedral, a resguardarse del calor entre los arcos de la plaza Mayor y  a recorrer con curiosidad las callejuelas del centro donde se encuentra los impresionantes edificios de la Universidad Pontificia –imprescindible buscar la rana–, el monasterio de San Esteban o el museo de Art Nouveau. También se puede atravesar el puente romano y pasear junto al río para disfrutar de una estupenda panorámica desde el otro lado del Tormes y dejarse llevar por la literatura de De Rojas en el Huerto de Calisto y Melibea

Al día siguiente también hubo tiempo para una parada en el Parque Natural de Las Arribes del Duero y una visita rápida al pueblo de Ledesma